Ir al contenido

馃數Luz del mundo

Volviendo a leer
Sin dudas, el t铆tulo de este escrito debe sorprender a m谩s de uno. Pero a menudo, aquellos que ingresan en la b煤squeda de las ra铆ces de la Fe, caen en un olvido involuntario. Esto es, dejan de leer el Nuevo Testamento. Como si las palabras contenidas en los 27 libros del mismo perdiesen su poder o valor. Peor a煤n, muchos prefieren leer los comentarios de alg煤n rabino que niega al Salvador, antes que leer las cartas y escritos que dejaron los ap贸stoles.
Es en esta perspectiva, la de recobrar la lectura meditada que ha sido puesta en nuestras manos por los seguidores del Mes铆as, que hoy deseo iniciar una serie de escritos con esta tarea en mente.
Vamos a empezar por cierta carta que por conocida, no deja de ser impresionante cuando se la estudia y medita. Me refiero a la llamada primera carta de Juan.
No voy a escribir acerca de lo que puede leerse en internet. Lo que otros ya escribieron est谩 ah铆, a disposici贸n de cualquiera. Me refiero a la autor铆a de la misma, al tiempo en el cual sali贸 a la luz, etc茅tera. Apuntemos a lo que el Esp铆ritu Santo, Ruaj HaKodesh, nos muestra en este tiempo.
Comencemos por este pasaje, 1ra de Juan 1:5
鈥淓ste es el mensaje que hemos o铆do de 茅l, y os anunciamos: YHWH ES LUZ, y no hay ningunas tinieblas en 茅l.鈥
La profundidad teol贸gica que contienen estas sencillas palabras es suficiente para agradecer el poder contar con ella. Una de las cosas que podemos ver es que tira al piso todas las concepciones paganas de la Deidad. Pues por ejemplo en las religiones asi谩ticas, la idea del ser superior es una mezcla de pureza y virtud con tinieblas, caos y maldad. Un ejemplo de esto es el s铆mbolo tao铆sta tan conocido que contiene dos partes, blanca y negra con un c铆rculo negro y blanco respectivamente. Esto conduce a pensar que dentro de la luz tambi茅n hay tinieblas y viceversa. Sin embargo nuestras sagradas escrituras son muy claras al explicar que dentro de la pureza del Creador no existen las tinieblas. Con lo cual ese s铆mbolo y los elementos religiosos que promueven sus adeptos, debe ser desechado como pura ense帽anza diab贸lica.
Por otro 聽lado, tambi茅n la carta de Juan nos est谩 hablando de la propia naturaleza de YHWH. La cual no se encuentra corrompida de ninguna forma.
驴Y por qu茅 es importante entender que YHWH es Luz?
Porque la Luz sirve para alumbrar las cosas y mostrarlas tal cual son. Esto lo ense帽a Lucas en 11:36
鈥淎s铆 que, si todo tu cuerpo est谩 lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, ser谩 todo luminoso, como cuando una l谩mpara te alumbra con su resplandor.鈥
Las personas que dicen encontrarse en el camino de seguir al Mes铆as, deben desechar de su interior todo tipo de tinieblas. Pues es la luz la que debe sal铆rseles de los poros en lugar del olor putrefacto del pecado.
Alguien podr谩 cuestionar quiz谩s que no tiene la suficiente pureza mental o espiritual para irradiar la luz divina. Sin embargo lo 煤nico que YHWH mismo le pide al hombre, es que sepa rendir su voluntad a la Voluntad superior de su Se帽or. Y mediante este voluntario sometimiento, permitir que sea el Mes铆as mismo quien haga la obra purificadora.
Obs茅rvese que el evangelio de Juan se coloca en la misma idea al decirnos, 1:9
鈥淎quella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, ven铆a a este mundo.
Sabemos bien que esta luz verdadera de la cual nos habla el evangelista es el mismo Yesh煤a, La Palabra hecha carne. La cual alumbra a todo hombre exponiendo la verdadera esencia y conduci茅ndolo a la continua perfecci贸n, en la medida repito que sepa doblegar su voluntad.
Por supuesto que la cuesti贸n no se agota aqu铆.
Otra de las cosas que estoy viendo en algunas personas que actualmente ingresan en las ra铆ces de la Fe, es el af谩n por la pol茅mica y la destrucci贸n de aquel que tiene una opini贸n diferente.
Debo decir que al menos dos d茅cadas atr谩s esto no ocurr铆a. Cuando ten铆amos alguna diferencia lo arregl谩bamos con la sencilla frase 鈥渃uando venga el Mes铆as, 脡l arreglar谩 todas las cosas鈥. Pero por desgracia hoy existen demasiados improvisados en internet inyectando odio en lugar del amor de Yesh煤a.
Por ello considero conveniente recordar algo m谩s que nos dictan estos primeros vers铆culos de primera de Juan, 1:7
鈥渟i andamos en luz, como 茅l est谩 en luz, tenemos comuni贸n unos con otros, y la sangre de 聽Yesh煤a su Hijo nos limpia de todo pecado.鈥
Queridos amigos, la verdadera profundidad escritural no se encuentra en las oscuridades de la cabal谩 o el desentra帽ar misterios ancestrales. La real dimensi贸n de la profundidad del evangelio se encuentra en las vidas transformadas 聽en el Amor del Santo de Israel, aquel que entreg贸 su vida por toda la Humanidad. Teniendo siempre presente que, seg煤n 1ra de Juan 2:10
鈥淓l que ama a su hermano, permanece en la luz, y en 茅l no hay tropiezo.鈥
Ricardo.

Se permite la reproducci贸n total o parcial mencionando al autor. Todos los derechos reservados.

Powered by BetterDocs