Ir al contenido

馃數La serpiente enroscada

Table of Contents

Parte 1 #

Que los hombres crean su propio concepto de justicia no es una verdad que hayamos descubierto en estos tiempos. El ser humano en su af谩n de perseguir la retribuci贸n de las faltas y da帽os sociales, ha procurado distintas formas de que el culpable pague.
Es as铆 que se han conformado las magistraturas y todo el pensamiento legal mundial. A veces con juicio buenos y perfectos, otras con una justicia te帽ida de valoraciones vac铆as y dando veredictos influenciados por la codicia o la venganza.
Pero es precisamente por esta carencia que ha existido, que los hombres han imaginado la intervenci贸n de fuerzas sobrenaturales y poderosas, poniendo orden en el caos reinante.
Una de estas supuestas fuerzas sobrenaturales, es la diosa que los paganos han cre铆do que interven铆a en los pleitos humanos cuando la justicia terrena erraba.
Esta creencia popular pagana fue tomada por ejemplo por el poeta Hes铆odo, quien escribi贸 unos 700 a帽os antes de la llegada de Nuestro Se帽or. En su obra conocida como Teogon铆a, Hes铆odo habla de una de las tres hijas de zeus. Este dios se habr铆a relacionado con la diosa temis, sobre quien reposaba la justicia de los dioses y producto de ello dio a luz a Dike, sobre quien reposar铆a la justicia de los hombres.
No es mi deseo hacer publicidad del paganismo griego, pero estas eran cosas conocidas por el vulgo, el pueblo griego de la antig眉edad en la misma forma que cualquier cristiano conoce la existencia de Pablo o de Pedro. Y conforme a esas creencias entend铆an el mundo hasta que la creencia en el Salvador Yesh煤a desplaz贸 toda esa inmundicia supersticiosa. Otra m谩s, tambi茅n interesante, que conviene saber es que cuando alguien escapaba a las cadenas de la justicia humana, se entend铆a que finalmente la justicia divina cerrar铆a nuevamente las cadenas e infundir铆a el castigo debido.
Ustedes dir谩n 驴Por qu茅 escribo todas estas cosas?
Porque para entender la narraci贸n que prontamente transcribir茅, es necesario conocer el contexto en el cual se desarrolla y parte de ello es saber c贸mo pensaban los presentes en esa ocasi贸n.
Veamos el siguiente texto del libro de los Hechos, 28: 1 al 6
1. 鈥淓stando ya a salvo, supimos que la isla se llamaba Malta.
2. Y los naturales nos trataron con no poca humanidad; porque encendiendo un fuego, nos recibieron a todos, a causa de la lluvia que ca铆a, y del fr铆o.
3. Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las ech贸 al fuego; y una v铆bora, huyendo del calor, se le prendi贸 en la mano.
4. Cuando los naturales vieron la v铆bora colgando de su mano, se dec铆an unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir.
5. Pero 茅l, sacudiendo la v铆bora en el fuego, ning煤n da帽o padeci贸.
6. Ellos estaban esperando que 茅l se hinchase, o cayese muerto de repente; mas habiendo esperado mucho, y viendo que ning煤n mal le ven铆a, cambiaron de parecer y dijeron que era un dios.鈥
Quiero hacer dos observaciones con respecto a la traducci贸n. La primera tiene que ver con el vers铆culo 3 donde dice que la serpiente se le colg贸 de la mano. Algunas versiones traducen la palabra 魏伪胃维蟺蟿蠅 (kathapto) como enrollarse, lo cual entiendo m谩s adecuado al contexto.
Y en el vers铆culo 4 se ha traducido la palabra 螖委魏畏 (D铆ke) como justicia. Si 聽bien es correcto entender que en el idioma griego normalmente se empleaba esta palabra para referirse a la justicia. En el contexto del cap铆tulo que estamos viendo, la idea es m谩s fuerte. Pues no se trata de la justicia como una idea abstracta, como justicia en general. Sino que se trata de la personificaci贸n de 鈥渓a Justicia鈥. O sea la diosa D铆ke.
Debemos recordar, para ello recomiendo leer el cap铆tulo 27 de Hechos, que Pablo es un prisionero. Y esta es la imagen que los marinos y guardias tienen de 茅l.
Por ello es que, habiendo sido quitadas humanamente las cadenas de las manos de nuestro Ap贸stol. Ahora la 鈥渏usticia鈥 supuestamente divina, vuelve a enroscar la mano de Pablo, con el cuerpo de la serpiente. Y es seg煤n los marinos, la misma diosa D铆ke, quien cobrar谩 venganza sobre el reo.
Los vers铆culos 3 y 4 nos muestran la forma en que en la mente de los paganos del barco, se entendieron los hechos:
鈥渉abi茅ndose salvado de la tempestad, Pablo fue perseguido por la diosa D铆ke, la cual primero mand贸 a la serpiente a enrollarse en su mano, como las cadenas de un reo, para luego hacer justicia con su veneno鈥.
Sin embargo bien sabemos que el resultado fue otro. Ni la diosa D铆ke existi贸, ni nuestro Ap贸stol recibi贸 un castigo 鈥渄ivino鈥.
El hecho de que consideraran a Pablo 鈥渦n dios鈥, ser谩 tema de otro momento.

Parte 2 #

Como he escrito en otras ocasiones, las Sagradas Escrituras, admiten distintos niveles de interpretaci贸n. Entre ellas tambi茅n se encuentran los escritos del nuevo testamento, 聽permitiendo tambi茅n m谩s de un nivel de interpretaci贸n.
En el comentario anterior expliqu茅 el contexto cultural y agorero en el cual se inserta el cap铆tulo 28 del libro de los Hechos. Pues bien ahondemos un poco en esos pasajes. Para ello he escogido los siguientes, Hechos 28:
2. 鈥淵 los naturales nos trataron con no poca humanidad; porque encendiendo un fuego, nos recibieron a todos, a causa de la lluvia que ca铆a, y del fr铆o.
3. Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las ech贸 al fuego; y una v铆bora, huyendo del calor, se le prendi贸 en la mano.
4. Cuando los naturales vieron la v铆bora colgando de su mano, se dec铆an unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir.
5. Pero 茅l, sacudiendo la v铆bora en el fuego, ning煤n da帽o padeci贸.鈥
En primer lugar, deseo aclarar un poco m谩s las cosas en cuanto a lo que leemos. Partamos del primer vers铆culo que transcrib铆, all铆 podemos leer la humanidad con la cual los 鈥渘aturales鈥 trataron a Pablo.
No obstante 聽hay una peque帽a diferencia en las palabras originales empleadas, pues donde se ha traducido 鈥渘aturales鈥, el original en griego dice 鈥溛酷嫉 尾维蟻尾伪蟻慰喂鈥 (joi b谩rbaroi) que debe traducirse como 鈥渓os b谩rbaros鈥. S茅 que en el lenguaje coloquial la idea de un 鈥渂谩rbaro鈥 da la impresi贸n de una persona bruta, de modales poco educados.
Pero en el idioma griego, los b谩rbaros eran las personas que no pertenec铆an a la cultura griega, y que por cierto al no ser parte de una forma de ser y vivir helenizada, se consideraban incultos. Pero la realidad es que pertenec铆an a una cultura e idioma diferentes.
Malta originalmente fue habitada por fenicios que la empleaban como isla de abastecimiento. Luego fueron reemplazados por los cartagineses y finalmente, hacia tiempos de Pablo por los romanos. Lo interesante entonces de esto es que representan un pueblo o etnia distinta, diferente de las anteriores que hab铆an recibido el evangelio por parte del Ap贸stol.
La recepci贸n de estas gentes fue muy buena. Hasta nuestros d铆as sobreviven las llamadas 鈥渃atacumbas de Pablo鈥, lugar de varios kil贸metros de largo donde hay cientos de c谩maras funerarias y donde se cree que Pablo se refugi贸 durante su estad铆a en Malta.
Recordemos que Pablo mismo en la carta a los romanos, 1:14 nos dice:
鈥淎 griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor.鈥
Donde usted lee 鈥渘o griegos鈥, la palabra original empleada es 鈥渂arbarians鈥. O sea, a griegos y a b谩rbaros me debo dijo Pablo.
Estos 鈥渂谩rbaros鈥 lo recibieron muy bien. Lo sabemos porque 鈥渆ncendieron un fuego鈥 y 鈥渞ecibieron a todos鈥. Sin discriminar a ninguno de los ca铆dos en desgracia. Y el hecho de que la misma escritura nos habla de fuego, en un sentido espiritual nos indica que la presencia de Pablo entre estas personas, fue acompa帽ada de un mover espiritual sobrenatural. En ocasiones el fuego representa una contienda, pero en el contexto adecuado el fuego indica la presencia de Ruaj HaKodesh, Esp铆ritu Santo. transformando a las personas. Asimismo, el propio vers铆culo 2 nos dice que este fuego fue iniciado por los locales y que luego fue avivado por el propio Pablo. Un fuego que nace de la propia b煤squeda espiritual de los malteses y que es afirmado en la actividad del Ap贸stol. 驴C贸mo afirmo esto? Por el hecho notorio de que es 茅l mismo quien se encuentra recogiendo ramas para esa misi贸n.
驴Pero qu茅 son las ramas o el rastrojo que se emplea para el fuego?
Tenemos que entender que una rama que se usa para el fuego, es algo que por la sequ铆a ha perdido su savia. La vida que en alg煤n momento pudo haber tenido, se ha escapado, ha desaparecido. Y ahora es simplemente un objeto muerto que solamente sirve para avivar el fuego.
Espiritualmente, ello nos est谩 hablando de que, para mantener el fuego encendido, es necesario quemar todo aquello que no tiene vida. Todo lo que est谩 muerto en nuestro interior. Y ello es lo que aconteci贸 en la vida de los malteses con la llegada de Pablo. Sus agorer铆as, sus falsas creencias, todo lo que se encontraba muerto fue quemado por el fuego espiritual de Ruaj HaKodesh.
驴Termina aqu铆 la cosa?
No, porque falta un ingrediente importante del relato. La presencia del maligno, del enemigo de YHWH. Ese, que actualmente muchos dicen que no existe. El cual se encuentra representado por esa serpiente que aprisiona la mano de Pablo. Es evidente que cuando aquellos que siguen a YHWH se abocan a la tarea de llevar la Palabra a los que deben recibirla, que conducen a que las personas quemen las falsas creencias. Contar谩n con la oposici贸n de satan谩s, conocido tambi茅n como diablo o la serpiente antigua. Y por supuesto que este ser despreciable atacar谩 cuando el creyente est茅 trabajando para la obra de YHWH.
Pero lo que estos pasajes del libro de los Hechos nos ense帽an, es como ya sab铆amos, que est谩 vencido. Puede enroscarse, puede picar, puede pretender asustar, pero est谩 vencido.
驴Y c贸mo se vence? No es por nuestras fuerzas ni deseos. Es por la obra purificadora de Ruaj HaKodesh, representada en este pasaje: 鈥渟acudiendo la v铆bora en el fuego, ning煤n da帽o padeci贸.鈥
Estimado amigo creyente, la expansi贸n del Evangelio, la revelaci贸n de la Verdad a las naciones, no ser谩 detenida por el maligno, aun cuando pueda oponerse por un tiempo.
Pongamos mano a la obra y sigamos los pasos del Ap贸stol, que Nuestro Se帽or pronto viene.
Ricardo.
Se permite la reproducci贸n total o parcial mencionando al autor. Todos los derechos reservados.

Powered by BetterDocs